Tradiciones indígenas: Las velas istmeñas

México es rico en muchos sentidos: flora, fauna, y sobre todo su diversidad cultural, un gran mosaico de tradiciones y costumbres de cada uno de sus pueblos. Un ejemplo de riqueza cultural es el maravilloso estado de Oaxaca; sus 570 municipios y 7 regiones, colmadas de gastronomía y artesanías, son la prueba de ello.

Las Velas Istmeñas se celebran de mayo hasta septiembre, y son celebraciones tradicionales de la región del Istmo, en donde habitan los pueblos zapotecos, chontales, huaves, zoques, mixes, mixtecos y chinantecos.

¿A qué se deben estos festejos?

Estas fiestas son en honor a diversos santos, incluido el patrono local; su origen es prehispánico, ya que corresponde al inicio del cultivo del maíz y la llegada de las primeras lluvias.

Cada barrio de las comunidades hace gala de su Vela: inicia con el canto de las mañanitas a su santo, a medio día se hace una misa y después hacen una procesión que sale de la iglesia, y termina en la casa del “mayordomo”, también conocido como “gussana”, es decir, el organizador de la fiesta y anfitrión, en donde se sirve el desayuno.

1

Por lo general, las Velas se inauguran dos días antes de la “fiesta grande” con la calenda, que consiste en un recorrido por las calles principales de la población. En dicho recorrido las mujeres visten el traje regional, acompañadas de bandas de música, que interpretan sones populares, cohetes, toritos, flores y estandartes. Los días restantes de la celebración se regalan flores, frutas y dulces, en el trayecto.

Durante la fiesta en la casa del mayordomo, se entrega dicha mayordomía (recursos financieros de la sociedad de la Vela) a los nuevos mayordomos, ante el santo patrono, autoridades, familiares, amigos e invitados, lo cual se representa con una vela adornada de flores, seguida de comida y cerveza.

2

El término proviene de “velar” al santo toda la noche. En sí, la “vela”, es un baile de gala lleno de una atención excepcional por parte de los mayordomos; las mujeres visten con el traje regional de gala, portando joyería de oro. Los hombres, por su parte, utilizando la ropa tradicional, que consiste en una guayabera blanca y pantalón negro. Cabe destacar que de no ir con la vestimenta adecuada, se puede negar la entrada.

nzp8gp

La celebración culmina con el “lavado de olla”, que no es más que una convivencia sin tanta formalidad, a la cual asisten los amigos más cercanos y familiares. El nombre proviene de una participación comunitaria que se solía hacer para lavar ollas y trastos, dichas tareas se han dejado para el recalentado, que continúa con un brindis.

Los orígenes religiosos de las Velas Istmeñas son claros, pero actualmente también fortalecen los vínculos familiares. La cultura mexicana se encuentra en cada uno de sus rincones, solo tenemos que observar con detenimiento, y sentirnos orgullosos por nuestras raíces.

@gordaentobogan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: